Imágenes de Infancia

     Un día estaba jugando afuera de mi casa (de mi departamento pobre, húmedo y oscuro) y ví a una camioneta venir por la calle lentamente. Yo estaba de pie, justo afuera de mi block, en una porción elevada del terreno, y la camioneta, de un azul oscuro y sucio, avanzaba desde unos treinta metros hacia la izquierda. Traía una bocina sobre el techo y, a través de ésta, anunciaba la presencia de un circo en algún lugar cercano, no sé donde. La imagen como hielo afilado: yo de pie sobre el terreno alto, la camioneta avanzando lento desde la izquierda, pasando frente a mi y cometiendo el accidente más incomprensible que conozco.
     Supongo que el lector conoce los “postes de la luz”: estos pueden ser de madera o cemento, son muy altos, en su cima sirven de soporte a un cableado heterogéneo (líneas telefónicas, electricidad) que los conecta con similares construcciones, y frecuentemente lucen cables gruesos de soporte. Estos cables de soporte se anclan al piso, a unos tres o cinco metros de distancia del poste, y se sujetan a éste a dos tercios de su altura. Como su nombre lo indica, sirven para soportar al poste en su posición vertical: de hecho, siempre estos cables van en pares, cada uno tirando a su protegido en direcciones contrarias, de modo tal que la tensión resultante es una flecha inmóvil al cielo, como una ballesta invertida. La camioneta azul fue lentamente y se trepó por uno de estos cables, hasta quedar inmóvil en ángulo recto con respecto a su posición natural. Al hacerlo, movió al poste de forma tal que sus cables, los de energía, no los de soporte, se entrecruzaron en un festín de chispas y fuego eléctrico. Los vecinos de mi barrio corrieron entonces hacia la camioneta y la empujaron hasta bajarla de su nido temporal, lejos del peligro.
     Yo estaba de pie frente a todo y éste accidente pasó a unos diez metros de distancia. Creo que les conté a mis padres, muy excitado, y ellos le quitaron importancia al hecho, quiza como manera de garantizarme una estabilidad emocional ideal, cosa que aún hoy no comprendo del todo.

Powered by ScribeFire.

Published in: on abril 7, 2009 at 9:59 pm  Dejar un comentario