La porno más bonita del mundo

Como todo el mundo, he visto porno. La primera que ví fue por casualidad: tenía trece o catorce años y un amigo me había prestado un VHS con alguna película que yo quería ver mucho (por la época supongo que debió ser Mad Max ó alguna de Lucio Fulci): la veo, me distraigo y después venía la muy instructiva historia de una fotocopiadora mágica, que podía "hacer carne" a las muy tentadoras rubias baratas de las revistas para adultos. Ví por primera vez un fellatio y otras cosas que no recuerdo muy bien. Me impresionó principalmente el fellatio, porque es indesmentible: las otras posiciones sexuales podrían ser simuladas (en la mente de un adolescente paranoico, por supuesto), pero un pene en la boca de una mujer es tan claro y rotundo como la muerte. En ese momento sentí que había quemado una etapa, que era un tipo distinto de niño, no el mismo, sino uno más gastado y cínico.

Ha pasado el tiempo y he visto innumerables variaciones del mismo tema: porno casero, porno profesional de alto presupuesto, porno nacional, porno extranjero, porno amable, porno repulsivo, etc. Pero el otro día me encontré con un video, en uno de estos sitios de videos eroticos (escriban youtube + porno en google), que me sorprendió muy gratamente: el video es un primer plano del rostro de una jovencita muy bonita (solo el rostro, cabello y hombros de ella) acostada sobre una cama mientras se masturba. No vemos ni genitales ni fuídos ni nada medianamente parecido, solo el rostro sobre la cama. La mujer comienza a masturbarse, se nota por el movimiento del hombro, y su rostro primero muestra algo parecido a la indiferencia, luego rubor y luego esa furia desesperada que antecede al clímax, el cual es largo e intenso. El video no se ahorra nada, es tiempo real, y es extraordinario. Me recordó el descubrimiento extraordinario que tuve la cuarta o quinta vez que follé: el orgasmo femenino, los rostros que ví teniendo orgasmos. Hubo una época que me parecía poco importante si yo "acababa en grande" o no, era suficiente el verlas olvidarse de si mismas y de mí y de todo durante un momento luminoso.

Ahora soy más viejo y más gordo y veo esta maravilla con menor frecuencia, o quizá me acostumbre a ella. Pero este video me sacudió el polvo de encima.

Powered by Qumana

Anuncios
Published in: on febrero 11, 2009 at 11:35 pm  Dejar un comentario