Muros de agua

Estaba tirado en un sillón, sus amigos en torno conversan, lejos de encontrar sentido alguno y ya cayéndose destruidos. Mario levanta a medias su cabeza y habla y coge un frasco de perfume y se lo bebe. Se da cuenta de lo que hizo y se asusta un poco cuando comprende que se ha envenenado, pero eso pasa. Sobre la pared del pasillo, un rostro gigante y ceñudo, luego muros de agua se levantan y lo cubren todo, sobre éstos el rostro permanece.

Powered by Qumana

Published in: on enero 27, 2009 at 2:21 am  Dejar un comentario  

Nudismo Espontáneo

Una pareja entra a un cine (Cine Arte Alameda) y recoge los folletos desperdigados en la superficie de los mesones presentes en el lugar. Caminan, hablan y leen las revistas recogidas: en uno de ellos (de carácter naturista) se puede leer “En una zona del Cajón del Maipo se produce nudismo espontáneo”. Conversan sobre el fenómeno, se ríen y siguen conversando.
Tiempo después, el tipo conversa con alguien más y le comenta lo sucedido. Éste lo comenta a su vez y la noticia llega a oídos de un periodista, quien a su vez la comenta con un colega y, finalmente es escuchada por el director del departamento de prensa de un medio conocido. Un día posterior al año nuevo, el director se encuentra sin noticias para llenar la malla y duda entre alargar unas notas sobre turismo o resaltar algún dudoso fenómeno paranormal; entonces él se relaja y se acuerda del comentario, luego llama a su productor y le recomienda investigar en terreno.
Una periodista novata es encargada de ir al lugar de los hechos: con sorpresa ella descubre que la naturaleza del problema es similar a una paradoja magnética y que no tiene potencial como “chiste de cierre”. La nota resultante queda elegida, a nivel de comentario de pasillo, como la más extraña del día; posteriormente, como la más extraña de la semana. El revuelo posterior desembocó en investigación municipal y universitaria luego. Cada científico que entraba a la zona problemática perdía sus ropas automáticamente, sin variación alguna mostrada frente a los intentos de prueba de contramedidas. Caían sin modificación de comportamiento perceptible.
Analistas varios debatieron largamente sobre la naturaleza desconocida del fenómeno. El tema incluso fue tratado en el Consejo de Defensa del Estado. El presidente recomendó crear un volador de luces mediático y cambiar el foco de atención de la opinión pública, para luego bombardear el lugar. El decreto ley que autorizó tal curso de acción fue secreto y sólo será desclasificado en el año 2088.
Tales hechos tuvieron lugar: se descubrió a un prominente alcalde enredado en casos de trata de blancas y sociedades esclavistas clandestinas. La opinión pública lo crucificó en el acto, pero salieron nuevos antecedentes y nuevos antecedentes y el caso terminó como la odisea de un alcalde prominente para desbaratar a una red de trata de blancas y sociedades esclavistas clandestinas, año y medio después. Por supuesto, el nudismo espontaneo fue olvidado y sometido a una discreta operación de demolición a distancia.
Tres meses después de la operación secreta “Puño Moral”, un caso de nudismo automático fue informado a quince kilómetros de la zona original. Las especulaciones de las cúpulas dirigentes fueron francamente alarmistas, ya que el sujeto afectado (una dulce joven de precoces quince años) no presentó cambios en su condición a pesar del desplazamiento espacial al que fue sometido, cura original para las víctimas del fenómeno. Se teme la existencia de una cifra negra de afectados por la propagación del llamado “Nudismo Espontáneo”.

Powered by Qumana

Published in: on enero 27, 2009 at 2:18 am  Dejar un comentario  

Año nuevo

Hoy es cinco de enero del año 2009. Si no pienso en la fecha se me olvida, la sensación es la misma, por eso tengo que revisar el calendario constantemente y repetirme la fecha en voz baja. Cinco de enero del 2009. El año pasado estuvo bien, pero estuvo lejos de ser un buen año: discutí con mis padres con demasiada frecuencia, mi hija se enfermó varias veces (una vez bajo mucho de peso, ya que estaba con diarrea y vómitos constantes, y sentí un horror tan profundo que todavía me paraliza), con mi mujer estamos con altibajos bien marcados (o estamos muy bien o muy mal), etc. Una de las peores cosas del año pasado es que cada vez me convenzo más de lo imposible que me será retomar mi carrera de forma independiente. Desde que saqué mi título he estado trabajando ocasionalmente como equipo técnico de alguien más: o como camarógrafo o como editor. Esto es posible gracias a que mi padre me compró una buena cámara y un buen computador, así que no hay mucho mérito personal en esto. Con los regalos caros de mi padre he hecho lo que otros querían que hiciera. Se supone que la idea tras mi carrera era ser un autor, sacar por fin todo esto que guardo y que no expreso en palabras; pero en lugar de cumplir con este propósito me dediqué a esperar por la iniciativa ajena. Escribí un par de cosas, pero no realicé ninguna. Hasta marzo del año pasado trabajé así: cada vez más inconforme, cada vez con estándares más bajos, cada vez más pasivamente rebelde y resentido. Hasta que me echaron. Entonces me juré y me rejuré que lo próximo que haría sería personal: una historia propia, un sueño propio, un poner en práctica todo lo que había aprendido en estos años de cesantía ocasional. Pero pasó marzo, luego abril y luego todos los demás meses del año. Cumplí con mi extraordinariamente depresivo trabajo diario, mantuve relativamente bien a mi mujer y a mi hija, funcioné, pero cada vez más lejos de mi meta. Se acabó el año y no hice nada que me redima como el artista que quise ser. Siento que perdí un año completo. ¿Será este año el del fin de mi pereza? ¿Lograré hacer algo que signifique algo para alguien? ¿Me equivoque durante todo este tiempo, así será el resto de mi vida?   

Powered by Qumana

Published in: on enero 5, 2009 at 12:28 pm  Dejar un comentario