Tengo miedo

El día sábado robaron en una tienda cercana a la que trabajo. El ladrón es el mismo malandra que conocemos todos allí: es un muchacho de unos veinte años, moreno y flaco, con muchas cicatrices de cortes en el costado derecho de su cuello (la primera vez que ví sus cicatrices me dio un escalofrío ¿cómo se hizo esas heridas, cuanto le dolieron?). Yo trabajo en una mini cadena de cinco tiendas, entonces cuando este tipo se acerca a alguna de ellas, las vendedoras me llaman y mi presencia, la presencia de un hombre, basta por lo general para alejar el peligro. Esta rutina se repitió toda la semana pasada: estoy en el local principal, me llaman, parto corriendo y me doy un par de vueltas, el ladrón me ve y se va. Creo que es necesario aclarar que trabajo de administrador, no de guardia ni de nada que me faculte a andar armado o con un palo o algo así. El día sábado me llaman de nuevo, parto corriendo y ya había pasado todo: el tipo y un amigo se metieron en una tienda de ropa interior, donde estaba la dueña y dos vendedoras, y robaron a mano armada. Antes habían robado una billetera de una anciana y unos zapatos nuevos, en otro local cercano.

Anteayer lunes me llamaron de nuevo y me dijeron que habían dos ladrones en uno de mis locales: llego corriendo, una vez allí disimulo mi agitación y veo a un hombre parado afuera de mi local. El tipo, otro, no el de los cortes, tenía aspecto de delincuente: mezcla de pobreza, agresividad y descaro. Él era el "lucau", el vigilante. Entro a mi local y la vendedora me hace una seña: tiene al ladrón en un vestidor, aparentemente probándose ropa (que es lo que vendemos). Yo me recuesto en el mesón y me pongo a conversar con la vendedora acerca de los locales, de las vendedoras nuevas, de cualquier cosa que delate mi presencia. El vestidor se abre y sale una mujer joven y gorda, del tipo de gordura que revela una pereza y descuido enorme, el fantasma de una juventud delgada. La mujer se va rápido junto al tipo afuera. Yo tranquilizo a la vendedora y salgo a seguirlos de lejos y los veo entrar a un local de unos amigos de la familia, entonces paso de largo (aquí el tipo me mira largamente y con una expresión homicida) y voy a buscar a un guardia: lo encuentro, le doy las señas personales de los ladrones y su ubicación y miro de lejos. Los guardias se paran junto al "lucau" y éste y la mujer se van rápido.

Ayer no pasó nada, lo que agradezco enormemente.

Powered by Qumana

Anuncios
Published in: on noviembre 19, 2008 at 11:51 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://trincana.wordpress.com/2008/11/19/tengo-miedo/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: