Escena perdida 2

Escena de Mario en Casa del viejo de Julio, interior noche

Un ruido leve. OSCAR despierta y se levanta de su cama en silencio, abre su velador y saca una pistola, se pone una bata y sale de la habitación, moviéndose con extremo cuidado. Se vuelve a escuchar un ruido, pero esta vez más fuerte y parece ser el tipo de ruido que haría un montón de cubiertos al caer, así que OSCAR se dirige a la cocina. Cuando abre la puerta de ésta, ve a MARIO de pie junto a un cajón y una pila de cubiertos desparramados en el suelo. MARIO sostiene un cuchillo “carnicero” y al ver a OSCAR, se abalanza sobre él. OSCAR le dispara rápido al pecho de MARIO, al lado derecho, y éste sale disparado hacia atrás, soltando el cuchillo y cayendo al piso. OSCAR se acerca al herido y patea lejos el cuchillo ahora inútil, se para frente a MARIO y le apunta a la cara.

OSCAR:
La ley me autoriza a matarte, así que te conviene colaborar.

MARIO, en el piso, no dice nada y su cara se deforma de dolor. OSCAR se acuclilla frente a él, apuntándole.

OSCAR:
Dime, ¿quién te mandó acá?

MARIO (jadeando):
Mm, grrrhh, nadie, vine a matar ratas.

OSCAR (que recoge el cuchillo con su mano izquierda y lo entierra despacio en el estómago de MARIO, mientras que con la derecha sostiene el arma):
De nuevo, ¿quién te mandó acá?

MARIO (retorciéndose):
Nnn, ahhg, ¡aghh! ¡no, NO! ¡NADIE!!

La esposa de OSCAR se asoma a la cocina.

ESPOSA (tímida):
Mi amor, ¿estás bien? ¿pasa algo?

OSCAR (pone el cuchillo en el cuello de MARIO y mira a su esposa):
¡Vuelve al dormitorio!

ESPOSA:
Pero, es que escuché un disparo, Oscar, ¿estas bien?

OSCAR:
¡VUELVE AL DORMITORIO TE DICEN!! ¡OBEDECE MIERDA!!!

ESPOSA (con un hilo de voz):
Sí, mi amor.

La esposa se va de la cocina y OSCAR vuelve a mirar a MARIO.

OSCAR:
No te creo, ¿me escuchai, roto de mierda?, y más te vale convencerme.

MARIO:
Violaste a 18 mujeres, entre ellas a mi vieja, y mataste a 42 personas, entre ellos a mi viejo; y yo vine a matarte.

OSCAR (mirándolo con atención):
A los últimos ocho los rematé con esta pistola. Pero eso es poco pa lo que se merece un comunista. Ya vas a ver.

OSCAR se para y, sin quitarle la vista de encima, toma el teléfono ubicado en la pared, junto al refrigerador, y llama.

OSCAR:
Pablo, habla Oscar… si, soldado, buenas noches… necesito que vengas para acá, trae dos pelaos más y un vehículo… ¡Qué me importa lo que hayan estado haciendo, vengan para acá inmediatamente!… Escucha: gente de confianza, nada más, no rotos-delincuentes de esos que viven por allá… Sí, cinco minutos, no hay más tiempo, proceda.

OSCAR cuelga y mira sonriente a MARIO, quien jadea sonoramente, como asmático.

OSCAR
Ahora te van a sacar el comunismo a golpes, hijo de puta.

ESCENA (CONTINUACIÓN DE ANTERIOR)

MARIO sigue tirado en la misma posición que en la escena anterior, respirando con dificultad, sólo que ahora se ve más pálido y bajo él hay una gran mancha roja. OSCAR sigue frente a MARIO, encañonándolo, pero ahora tiene en su mano izquierda un vaso de whisky.

Se abre la puerta y entran PAULOCO y PIRAÑA, este último sostiene una gran bolsa negra, como las que se usan para la basura, y un rollo de cinta adhesiva.

PAULOCO (en tono profesional):
Listo, mi Coronel, la Tía está durmiendo y la camioneta en la puerta.

PIRAÑA (parece borracho):
Y yo traje el envase, Don Oscar, Señor, Mi Coronel.

OSCAR:
Bien, soldados, procedan.

PAULOCO se agacha y sostiene a MARIO, mientras PIRAÑA le pone la bolsa negra sobre la cabeza, cubriéndole hasta el tórax, y lo envuelve con cinta adhesiva. Entonces PIRAÑA carga a MARIO sobre su hombro y lo saca de la cocina, seguido por PAULOCO, pero éste vuelve y se acerca al Coronel.

PAULOCO:
Mi Coronel, ¿sabe?, yo conozco a la rata…

OSCAR:
Habla claro, ¿qué me quieres decir?

PAULOCO:
Es del grupo de amigos de su hijo, ¿sabe?

OSCAR se queda pensativo un momento.

OSCAR:
Entonces voy con ustedes, voy a supervisar la operación.

PAULOCO y OSCAR salen de la cocina.

Powered by Qumana

Anuncios
Published in: on octubre 30, 2007 at 4:21 am  Dejar un comentario  

The URI to TrackBack this entry is: https://trincana.wordpress.com/2007/10/30/escena-perdida-2/trackback/

RSS feed for comments on this post.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: